Tecnología

XAG R80, el vehículo autónomo que combate al coronavirus

El robot chino fue creado para mejorar la higiene pública y reducir el riesgo de transmisión del virus que tiene en vilo al planeta.

XAG R80, el vehículo autónomo que combate al coronavirus

La aparición del coronavirus en diciembre pasado generó un problema sanitario que al día de hoy abarca a más de 40 países. Esto hizo que diversas organizaciones, institutos y empresas trabajen a contrarreloj para atender y encontrar una solución al virus que ya ha matado a miles de personas.

Entre las empresas que pusieron manos a la obra está XAG, que ha desarrollado un arsenal de más de 2.600 drones y robots para desinfectar las áreas comprometidas. Con su participación,ayuda a proporcionar soluciones para mejorar la higiene pública y reducir el riesgo de transmisión del virus a través del contacto con la superficie contaminada.

De esta manera, mientras los científicos mundiales se dedican a acelerar el diagnóstico y las vacunas para combatir la epidemia, las tecnologías de automatización también hacen su aporte. Por ejemplo, los drones y robots están reemplazando los pulverizadores manuales, utilizados para liberar desinfectante en lugares públicos, sin tener que exponer a los operadores.

El R80, el complemento ideal del dron 

En lugar de operar de forma independiente, el robot R80 y el dron pueden combinarse para cosechar los beneficios de la desinfección contra el coronavirus. Al estar basados en tecnologías avanzadas como el control robótico, la conducción automatizada y la operación de alta precisión, los aparatos XAG son fácilmente adaptables, lo que permite agilizar los tiempos para una rápida y efectiva desinfección.

A pesar de que el dron cuenta con múltiples beneficios (uno de ellos es que en un solo día puede desinfectar entre 600.000 y 700.000 m2, completando así una tarea que normalmente requeriría de 100 trabajadores), también presenta limitaciones, ya que no puede volar en ciertos lugares. Allí es donde aparece en acción el R80, que, como una especie de vehículo utilitario, funciona para la pulverización, el monitoreo y el transporte de cultivos de precisión. Con un tanque de 80 litros de capacidad y un sistema de navegación especial, junto a un spray inteligente de alta velocidad de 360º, este dispositivo no tripulado y ágil puede atravesar espacios estrechos, evitar automáticamente obstáculos y desinfectar áreas específicas desde diferentes ángulos, sin callejones sin salida.

De esta manera, los vehículos autónomos participan en la lucha contra el Coronavirus, amenaza global que ya se cobró casi 3.000 víctimas fatales.

Luis Hernández recomienda

Contanos que opinas